Browsing: Recomendaciones

Recomendaciones
0

Un restaurante que está dando mucho que hablar

Un restaurante que está dando mucho que hablar

Por el ‘Abrazo de Vergara’ se conoce al tratado firmado en Oñati, Guipúzcoa, en 1839 y con el que se puso fin a la primera Guerra Carlista pero no, tranquilos que no os habéis equivocado de blog, ni esto es una clase de historia… os invito a que conozcáis un restaurante que lleva ese mismo nombre y que a base de ilusión y trabajo bien hecho se están labrando una notable reputación en todo Madrid.

Descubrí este coqueto restaurante por medio de Tripadvisor, el portal que casi siempre utilizo para buscar nuevos desafíos gastronómicos. Las reseñas de los usuarios eran muy positivas y la oferta culinaria, rica y apetecible así que allá que me planté. Situado en pleno Madrid de los Austrias, en la Calle Vergara, a escasos metros de los grandes atractivos de la ciudad, como el Palacio Real, hacer una parada técnica en este restaurante es la opción ideal después de un intenso paseo o como punto de partida a un itinerario por el Madrid más histórico.

El local es pequeño y acogedor, decorado con gusto y de estilo moderno pero sin excesos, nada que ver con esos sitios ultra fashions que no sabes si estás en un restaurante o en una nave espacial. Tampoco enormes comedores y camareros tomando las curvas entre las mesas como Fernando Alonso por el asfalto de Monza. El Abrazo de Vergara es un sitio para disfrutar de forma pausada e íntima, sin prisas. Es lo que se merece. Con la pericia de Javier Gutierrez entre los fogones y el trato exquisito y cordial de Antonio Araujo en la sala, no es de extrañar que la fama de este escondido restaurante se esté extendiendo como la pólvora.

Pero hablemos de lo que más importa cuando el trasfondo de la conversación es un restaurante, ¿qué podemos encontrar en El Abrazo de Vergara? Este restaurante nos ofrece una carta basada en la cocina tradicional, la de toda la vida, pero a cuyos platos se ha querido dar una vuelta de tuerca, pero sin fuegos de artificio, raciones y guarniciones caminan en armonía para sorprender y engatusar a nuestros paladares. Croquetas de txipirones, papas arrugadas con dos mojos, saquitos de queso brie con confitura de tomate o el risotto de boletus con aceite de trufa blanca y crujiente de parmesano son algunos de los ejemplos de lo que digo.

Si queréis averiguar más sobre el ‘secreto’ de hoy, no dudéis en pasaros por su página web, ahí podéis echar un vistazo a la carta. El precio medio de la comida será de unos 25 o 30 euros, una última recomendación, si vais a ir, sobre todo en fin de semana, reservad ya que al ser un local pequeñito es probable que os quedéis sin mesa. Pero si lo que os apetece es no moveros de casa que sepáis que también tienen servicio a domicilio, un lujazo.

Comida, ubicación y trato, no le falta de nada a este presumido restaurante que seguro que no os defraudará. Un ambiente ideal para una cita romántica o para sorprender a vuestras amistades, éso ya no depende de mí.

Historia
3

Un lugar mágico, de novela

La librería con más encanto de Madrid

La Historia Interminable o la Sombra del Viento, ambas tienen en común un elemento notable. La primera es una película que todos disfrutamos durante nuestra infancia, la segunda, una novela actual que ha marcado un hito en la literatura moderna española. Las dos con un nexo, la presencia de un elemento que nos abre las puertas a la fantasía, a lo desconocido…las librerías.

En Madrid las grandes librerías han ido terminando con esos pequeños comercios de sabor añejo, de estanterías repletas de volúmenes descatalogados, donde la anarquía del lugar sólo encuentra fin en la cabeza de sus tenderos. Pero todavía podemos encontrar un lugar donde ésto sucede, un sitio único y brujo, la Librería de San Ginés.

Ubicada en el pequeño pasadizo que lleva el mismo nombre y que va a pasar a la céntrica Calle Arenal, se trata de un comercio que lleva colmando las necesidades de los devoradores de páginas más peculiares desde mediados del siglo XIX. Es un lugar pequeño pero que rebosa historia, encajado en la fachada del edificio. Su armazón de madera y su tejado de tejas curvas le dotan de una belleza austera, de otra época.

En este sitio uno puede encontrar libros antiguos, ésos que pensaba que no hallaría en ningún lugar, y también obras de segunda mano a precios, como el lugar, de otra época. Sólo con echar un vistazo entre los cientos de tomos que sacan a la calle, uno recibe una experiencia igual de gratificante y enriquecedora que la propia lectura.

Curiosos y fanáticos de los libros se dejan caer por este lugar que parece sacado de alguna de las miles de páginas que encierra. Detenerse ante él un día de gris y triste de febrero, y disfrutar de la escena bajo el manto amarillo que nos proporcionan las bombillas desnudas de su escaparate nos brindan una escena encantadora. Después, para entrar en calor, basta con adentrarse unos metros en el pasadizo y disfrutar de uno de los mejores chocolates con churros de Madrid. Con o sin libro, éso ya lo decide cada uno.

Recomendaciones
2

Toca aclarar cómo comenzó todo ésto…

Toca aclarar cómo comenzó todo ésto...

‘Manu, estamos preparando una campaña para el Canal de Historia y les ha encantado tu anécdota de los leones del congreso, ¿qué te parece si hacemos algo?…’

Con este breve mensaje comenzó toda esta vorágine que ahora ocupa portadas en las ediciones digitales de los principales medios de España y supongo que algún que otro hueco en papel. A un lado del hilo telefónico se encontraba Edu Baigorri, amigo y publicista de la agencia D6, al otro, un servidor con cara de circunstancias, como el que ve llover cerdos.

Desde ese momento las llamadas de teléfono se sucedieron, primero con la gente de producción y luego con Kike Andrés, el realizador del video, quien insistió en conocerme en persona. (‘Manu, no sabes en lo que te estás metiendo, estos tíos van en serio’ pensaba para mis adentros). En aquel primer encuentro en la Cafetería del Hotel de Las Letras pude adivinar las intenciones de esta gente, incluso admiré el story-board del video. Verse dibujado como si fueses el protagonista de un cómic tiene su punto. Ambos quedamos plenamente convencidos y quedamos para dar vida a esos bocetos y llevar a cabo el rodaje.

Cuando llegué a la hora acordada y vi en el lateral del hotel una furgoneta enorme blanca con unas ocho personas descargando material audiovisual aún tuve la tentación de darme la vuelta y salir corriendo a lo Usain Bolt pero no. Había que demostrar que uno anda sobrado de lo que, precisamente, anda tan escaso el protagonista de toda esta historia. Allá que me fui directo hacia ellos, como un Miura.

Maquilladora, equipos de iluminación y fotografía, unas 15 personas, todo muy profesional y por primera vez en mi vida era yo al que grababan (y no al revés). Disfruté mucho de la experiencia, ellos así lo permitieron, los nervios iniciales se fueron transformando en risas y tuve la ocasión de descubrir un lugar muy especial, la Casa Cultural de los Ejercitos. Un edificio impresionante en todo su interior que vigila con solemnidad todo lo que acontece en la Gran Vía.

El resultado de toda esta locura es una criatura en forma de video, de apenas dos minutos de duración pero del que, como repito, se han hecho eco en todo el país (e incluso al otro lado del charco). Una viralidad excelente y una maravilla que ha permitido que este humilde proyecto llamado Secretos de Madrid sea un poco (o un mucho, mejor dicho) más conocido. De verdad, GRACIAS.

1 17 18 19 20