Al principio de la calle Huertas, haciendo esquina, habitaba un rincón que me tenía completamente enamorado y que siempre que tenía la ocasión me acercaba a visitar. Os hablo del Jardín del ángel posiblemente una de las tiendas con más encanto de Madrid y por supuesto con una historia que no dejaba indiferente. Un íntimo vericueto verde que surge de manera inesperada en un cruce de calles un local que sorprende por su belleza y por su pasado.

El Jardín del Ángel era posiblemente la floristería más antigua de Madrid puesto que se fundó en 1889, se trataba de una esquina que rezumaba encanto por todos sus costados,  un pequeño vergel silencioso que embobaba a cuantos pasaban a su lado rodeado por una pequeña valla de forja. En su interior decenas de plantas flores, una fuente y un invernadero incluso un espectacular olivo hacían las delicias de los amantes de la naturaleza, todo decorado con mimo y gracia.

Me encantaba entrar en este oasis de vegetación y dar una vuelta admirando sus muebles antiguos y objetos exóticos, analizando cada detalle. En este rincón de ensueño se realizaban también actividades, presentaciones, incluso a veces podíamos llevarnos la sorpresa de encontrar música en vivo. Independientemente de su belleza, este recinto tuvo un pasado digno de mención al estar situada junto a la iglesia de San Sebastián. Resulta que el pequeño solar que ocupaba fue durante más de tres siglos su cementerio. de hecho, en el estuvieron enterrados personajes ilustres como el escritor Lope de Vega o los arquitectos Juan de Villanueva y Ventura Rodríguez.

Pero lo más sensibles y miedosos no debían tener temor alguno ya que antes de abrir sus puertas como tienda de flores y plantas en 1889, todos los cuerpos fueron desenterrados y retirados del camposanto. Aquello fue hace mucho, una pena la maleta noticia de su adiós, un cierre que no se llevó a cabo ni el 20 de noviembre de 1936 cuando una bomba cayó en la iglesia que está sus espaldas causando graves destrozos. Adiós a un rincón único y mágico, un lugar que además hizo hasta un pequeño cameo en la literatura ya que aparece en la obra de misericordia de Benito Pérez Galdós.  A partir de ahora el Barrio de las Letras no sonreirá igual.

Cierra el Jardín del ángel

 

Foto de la portada de El Independiente

Share.

About Author

Leave A Reply